domingo, 26 de diciembre de 2010

Actividades del semestre 2011-1

Se desarrolla la autogestión estudiantil en la Facultad de Derecho.

Durante el semestre que finalizó iniciamos la construcción de un espacio de organización estudiantil plural y autónomo en la Facultad de Derecho, planteándonos como primeros objetivos: la apertura de medios de comunicación e información desde los propios alumnos, con el afán de estudiar, difundir y dar propuestas respecto a las carencias en nuestras condiciones de estudio al interior de la Facultad y de la Universidad, pero también del contexto nacional, siempre defendiendo los intereses que como estudiantes tenemos a una educación pública, gratuita y de calidad. Por ello iniciamos la difusión sobre las problemáticas que vive nuestro plantel, tales como la imperiosa necesidad de un comedor subsidiado, las reformas antidemocráticas a los planes y programas de estudio, la precariedad de los sanitarios, entre otras situaciones.

En ese sentido fue que desarrollamos nuestras actividades. Editamos y distribuimos ejemplares de los dos primeros números del Boletín El Tribuno Popular, esto implicó un constante acercamiento con la comunidad estudiantil del plantel, de quien es nuestro objetivo aprender y recoger sus inquietudes.

Realizamos un ciclo de círculos de estudio, con 10 sesiones en total, donde tratamos variados temas, entre ellos, la revolución mexicana, la legislación universitaria, el movimiento estudiantil de 1968, el estado de excepción, la figura jurídica del tribuno de la plebe, etc. El 28 de septiembre organizamos en la Facultad de Derecho un foro sobre derechos humanos de los periodistas, se contó con la asistencia de alrededor de 90 personas, en su mayoría alumnos, quienes escucharon las ponencias de periodistas, académicos y defensores de los derechos humanos.

En el ámbito de la defensa de los intereses de los estudiantes, ayudamos en las gestiones necesarias para que se nombrara a un nuevo profesor de la asignatura de Derecho Económico del grupo 0023 de tercer semestre, en virtud de que el titular de la materia no se presentó ni una sola vez -en casi siete semanas- a impartir cátedra, cabe destacar la notable dilación de las autoridades competentes de la Facultad para la resolución del problema en cuestión. También brindamos asesoría jurídica a alumnos del Instituto Politécnico Nacional de nivel medio superior que reportaron violaciones generalizadas a los derechos humanos al interior de las escuelas por parte de las autoridades de dicho instituto, fue así que publicamos la "Cartilla de derechos de los jóvenes y estudiantes" para el IPN.

En lo concerniente a la difusión cultural, montamos de forma independiente la ofrenda: "El mictlan tlalmanalli" en la explanada de la Facultad, para promover el rescate de las tradiciones de nuestras culturas originarias, con motivo de la celebración del día de muertos. En el cierre de semestre elaboramos una ilustración en gran formato del revolucionario mexicano Ricardo Flores Magón, alusiva a su frase célebre: "La constitución ha muerto", con el objeto de sensibilizar a la comunidad universitaria sobre la trascendencia en nuestra Carta Magna del contexto de gran injusticia social y violencia que vivimos actualmente en nuestro país, tan análogo al México porfirista, tan real y cotidiano.



viernes, 10 de diciembre de 2010

¡Libros al alcance de todos!

A los libros, ya no es necesario que los prohíba la policía: Los prohíbe el precio.
Eduardo Galeano.

Los libros son fundamentales en nuestra formación académica, es imposible pensar en realizar una buena investigación sin haber consultado una basta bibliografía. Los compendios de leyes y los códigos son una herramienta que siempre debemos tener a la mano, entonces ¿cuál es la razón de sus precios altos en librerías? Debemos tomar en cuenta que muchas de estas publicaciones pierden validez incluso en pocos meses o semanas al producirse nuevas reformas y hay que adquirir una nueva edición.

Los costos de las obras de teoría jurídica oscilan entre 150 y 400 pesos, pero podemos encontrar tomos que exceden este rango. En el caso de los compendios de leyes por materia, su precio es casi siempre superior a los 100 pesos1. Importante es mencionar que según contratos de la Secretaría de Educación Pública para adquirir libros de texto, el costo de producción por ejemplar puede llegar a ser de 30 pesos o menos2. Parece claro que a las editoriales y librerías les resulta lucrativo aprovecharse de nuestra necesidad de adquirir libros.



Siendo que existe un acervo amplio en la biblioteca de la Facultad de Derecho, aún es insuficiente para una población de 10 800 alumnos y 900 profesores, principalmente en lo que concierne a los títulos de uso cotidiano, por ejemplo, Introducción al Estudio del Derecho de Eduardo García Maynez, Contratos Mercantiles de Arturo Díaz Bravo, El Juicio de Amparo de Ignacio Burgoa Orihuela, entre otros. En la biblioteca Antonio Caso se tiene registro de más de 5000 volúmenes "raros y valiosos del siglo XVI"3, pero carece de muchas ediciones actualizadas.


La propuesta es incrementar considerablemente (mínimo 30%) el descuento a estudiantes y académicos por la compra de materiales bibliográficos de cualquier editorial en las librerías de la Facultad, ya sea a través de un subsidio o la reducción de los precios. Que se incremente el acervo de la biblioteca, prioritariamente  en los ejemplares de mayor demanda para su consulta y la creación de un respaldo de textos digitalizados que sea de acceso libre por internet. También es necesario que como estudiantes tengamos la posibilidad de solicitar a la biblioteca el préstamo de un número mayor de volúmenes y disponer de ellos un tiempo más prolongado. 


Estas son exigencias que debemos sostener como parte de la comunidad universitaria que busca una educación de calidad, verdaderamente gratuita y pública, motivados por la urgencia de forjar una Universidad al servicio de la sociedad, para impulsar el desarrollo del país, sin recursos retóricos ni demagogia. Para retribuir con nuestra formación profesional a elevar el nivel de vida de los trabajadores -ya que nosotros pronto lo seremos-, quienes a partir de sus impuestos y energía hacen posible la existencia de todas las universidades públicas.


________________
1 Los costos actualizados se pueden consultar en http://www.porrua.com Siempre irán en aumento paulatino por causa de la inflación y de la crisis capitalista. 


2 Aponte, David. Miércoles 13 de abril de 2005. SEP adquiere libros con sobreprecios. El Universal.


3 Rangel Ramírez, Teresa. La Biblioteca de la Facultad de Derecho. Dirección General de Bibliotecas.
Universidad Nacional Autónoma de México. Vol. IX.